mercredi 21 septembre 2005

Corrompiendo el francés y el español



Durante este verano la bitácora ha estado "en vacances" y esto me ha servido para colocar algunas fotos que , en muchos casos, no eran más que una mirada irónica hacia el uso de la lengua francesa y española en textos escritos (normalmente carteles) públicos con los que me iba topando a lo largo de mi ruta. En realidad se trataba de dar fe de que lo que mi amigo Alejandro definió muy acertadamente en un comentario como "franpañol" existe de verdad. Algunos ejemplos se pueden ver aquí y aquí para el caso del español escrito por los francófonos y, por ejemplo, aquí para el caso del francés escrito por los nativos de lengua española.

La tradición de machacar la lengua francesa por parte de los españoles en todo tipo de documentos públicos (folletos informativos, turísticos, carteles, etc) y de los franceses de hacer lo propio con el español viene de lejos y además no tiene visos de que vaya a modificarse. Todavía recuerdo un cartelito delante de los sobres de azúcar colocado en el bar de un parador cinco estrellas y que desafiaba impunemente a los turístas francófonos a que se sirvieran de los mismos con un divertido "Prenez-vous!". Cosas similares pueden decirse de la lengua española en los carteles y folletos que uno se encuentra en museos, estaciones u oficinas de turismo en el país vecino.

Sin embargo donde la cuestión del mal uso de la lengua de uno y otro país adquiere caracteres más grotescos es precisamente en las zonas fronterizas puesto que es allí donde los hablantes de la otra lengua puden "apreciar" con total claridad cómo se las gasta el vecino al hora de utilizar la lengua del otro. La foto que ilustra este artículo está tomada en la circunvalación de Irún, justo cuando hay que coger a la derecha para dirigirse hacia Hendaya por el puente de Santiago. Estoy seguro de que los francófonos que se encuentren con el cartel de marras (y uno se puede imaginar la cantidad de ellos que pasarán por ese punto) van a disfrutar de lo lindo con ese "Pour travaux" que parece estar invitándoles a que aporten algo de dinero "Para obras". La foto la ha hecho mi amigo M.N. que vive a un lado de la frontera y trabaja al otro y que tiene en la memoria montones de textos en los que, de manera sistemática, se destroza al francés en unos casos y al español en otros.

Lo curioso del asunto es que la cuestión ya no se limita a este tipo de soportes. Ahora en internet (como ya comenté en este artículo) uno se puede encontrar sitios que se dedican a "traducir" (?) al lenguaje SMS los textos que se introducen en francés correcto.
Por su parte,
Jean Véronis, Profesor de Linguística e Informática, en su magnífico sitio Technologies du Langage ha creado, bajo un tono humorístico, un divertido programa que ha titulado "Pourrissé vos texte". Funciona de la siguiente manera: uno introduce una frase correcta en francés y el programa se dedica, en mayor o menor grado y dependiendo del nivel de "podredumbre" que queramos alcanzar, a hacer faltas de ortografía en lo que el autor define como "orthografe moche". Según comenta el propio Jean Véronis, algún profesor de FLE le ha encontrado utilidad al asunto ya que propone utilizar este "Pourrisseur de textes" como elemento de partida para que los alumnos traten de encontrar la forma correcta. En resumen, que incluso en la podredumbre (del lenguaje) se pueden encontrar aplicaciones didácticas (Ah! la pédagogie de l'erreur ...)



Technorati tags: ,

Aucun commentaire: